Cómo combinar gabardinas de mujer

Junto a las cazadoras, los anoraks y las parkas, las gabardinas son las prendas de abrigo más utilizadas por ellos y ellas. Tremendamente elegantes, las gabardinas consiguen dar un aire un tanto diferente al de resto de prendas similares por su longitud y la ligereza de su tela, muy alejada de las chaquetas vaqueras que, aunque muy estilizadas, son tremendamente pesadas.

Mitificadas por figuras que se han convertido con el paso de los años en iconos de la cultura popular como el Inspector Gadget, las gabardinas se han ido popularizando con el tiempo hasta ser, a día de hoy, las prendas más apreciadas por quienes buscan una pieza de abrigo ligera, elegante y apta para ser llevada en el día a día.

Las claves para saber combinar gabardinas de mujer con estilo

Pero que pueda ser empleada de manera cotidiana no quiere decir que las gabardinas de mujer no puedan ser combinadas con estilo.

De hecho, sí pueden despuntar y hacer del conjunto uno mucho más estilizado, si tenemos en cuenta la variedad de diseños y colores con la que pueden ser encontradas gabardinas, chaquetas y otros complementos de abrigo de las principales firmas de moda.

Para lograr despuntar en tu día a día con la gabardina, es mejor que tengas en cuenta los siguientes aspectos antes de empezar a juntar prendas sin orden ni concierto.

1.- Los colores neutros son más versátiles. Suele ocurrir con casi todas las prendas, pero en las gabardinas esto es especialmente importante porque son piezas de ropa de gran tamaño que son capaces de cubrir la parte posterior del cuerpo casi en su totalidad.

De hecho, es casi mejor así porque permite ampliar enormemente las posibilidades que ofrece para adaptar el uso de la gabardina a las diferentes situaciones en las que puedes necesitar una prenda de abrigo.

Una gabardina de color gris o beige funciona especialmente bien con atuendos informales de corte urbano, sobre todo si se complementan con accesorios negros no demasiado llamativos, como botas o botines de tacón.

2.- Se llevan realmente bien con las gafas de sol. Y no lo decimos porque mole mucho parecer un detective privado salido de un cómic, sino porque las gabardinas cubren casi por completo el cuerpo y la leve nota de color que pueden aportar sus cristales permite crear un efecto tremendamente elegante.

Además, con las gafas de sol puedes experimentar con los colores, ya que es de los pocos complementos que admiten el uso de tonalidades excesivamente llamativas y que no desentonan en absoluto.

Naranjas, azules, morados, amarillos y verdes pueden utilizarse sin pudor, independientemente de tu conjunto. Juegan en otra liga.

3.- Ofrecen mucho espacio en sus bolsillos. Siempre hemos defendido que el uso de los bolsillos sea meramente testimonial, ya que muy pocos han sido diseñados para albergar un volumen y un peso demasiado elevados, además de poder afear la estética del conjunto si se sobresaturan.

Pero el caso de la gabardina es especial porque sí ofrece bolsillos plenamente funcionales, además de facilitar la búsqueda de objetos en ellos gracias a su diseño holgado.

Esto permite introducir smartphones, llaves y otros objetos importantes, evitando utilizar los bolsillos de los pantalones que pueden dar algún que otro problema.

4.- Se pueden cerrar con elegancia en pocos segundos. La mayoría de gabardinas se cierran con un lazo, y es que todas vienen con un cinturón que permite abrir y cerrar la gabardina en un momento.

Pero algunas incluso traen una serie de botones de gran tamaño para agilizar incluso más este proceso, además de permitir aportar un plus de sujeción mientras la gabardina esté cerrada.

Estos botones suelen colocarse por pares en paralelo y cubren buena parte del torso, lo que facilita su localización con solo aproximar los dedos.

De qué forma combinar una gabardina beige de mujer

Las gabardinas de color beige pueden tener el honor de ser las más frecuentes y deseadas, sobre todo las de tonalidades más claras, que suelen ser idóneas para cualquier tipo de situación.

Desde luego, si alguien dijo alguna vez aquello de “beige is the new black”, desde luego tenía razón.

El beige es el color que combina con todo si hablamos de gabardinas, y además puedes darle una nota de color con unas gafas de sol tintadas.

Si en la parte de arriba se utiliza una camiseta o una blusa negra y el color de la gabardina es beige claro, tu mejor opción tirar por un look clásico, sí, pero tremendamente efectivo: recurre a vaqueros azules y zapatillas blancas para darle un toque casual al conjunto mientras la gabardina se encarga de aportar el plus de elegancia.

Con qué se puede combinar una gabardina negra de mujer

Las gabardinas negras están reservadas para aquellas ocasiones en las que es preciso adoptar una pose solemne en cualquier evento o es necesario recurrir a un código de vestimenta oscuro.

Funciona especialmente bien con blusas, camisas y partes de arriba de color blanco. Si le sumas unos vaqueros de color azul marino, tendrás la combinación perfecta para destacar en cualquier situación.

Para eventos de gala, puede usarse un cinturón blanco o rojo sobre la gabardina negra para hacer que cree un efecto visual mucho más sofisticado.

Con este conjunto sí sería necesario que recurrieses a un calzado más específico, sobre todo si los pantalones son finos. Por supuesto, unos botines de color negro y prominente tacón funcionarán de maravilla.

En los momentos de más frío en los que la gabardina no sea suficiente, incluso pueden admitir capas o abrigos más holgados.

Mejores maneras de combinar una gabardina blanca de mujer

Las gabardinas blancas son muy utilizadas en entornos fríos y nevados, ya que combinan mejor con otros complementos utilizados para combatir la nieve, como las botas antideslizantes, que pueden presentar diseños algo estrafalarios.

Como el blanco equilibra la intensidad de los colores más chillones, puedes aprovechar para usar botas de nieve de colores llamativos.

Además, es tremendamente versátil: funciona bien con grises, rojos, azules, verdes y naranjas, y siempre utilizando unos vaqueros de color azul marino.

También es especialmente recomendable utilizarla cuando se lleven botas negras altas o botines tobilleros de talón alto, que quedan especialmente bien con pantalones ultra slim con dobladillo. Una combinación urbana y casual apta para cualquier compromiso, quedada familiar o reunión de amigas.

Formas de combinar una gabardina azul marino de mujer

Las gabardinas de color azul marino (sí, no es negro, aunque en la imagen lo parezca) se rigen por el mismo código de color para ser combinadas. Y es que hay ocasiones en las que lo sencillo es lo mejor.

Una buena forma de recurrir a un look elegante con una nota casual es mantener los pantalones vaqueros de color azul marino y optar por conjuntarlos con una gabardina del mismo color, pero de un material distinto, lo que cambiará ligeramente su tonalidad.

Usa el calzado para añadir una nota dispar, como un blanco intenso o un azul eléctrico combinado con tonos crema.

Esto permitirá jugar con otros colores, como el blanco o el azul eléctrico para las gafas de sol y el calzado. De hecho, unas zapatillas tipo Vans blancas irán de lujo para crear un punto de contraste en el tren inferior, sobre todo si te decantas por unos vaqueros con los tobillos al aire, que harán que el look ‘respire’.

Opciones para combinar una gabardina gris de mujer

Pese a que los tonos más claros como los de la imagen pueden ser considerados blancos a efectos prácticos, las gabardinas grises son perfectas para crear conjuntos elegantes para reuniones de trabajo, compromisos de cualquier tipo en diferentes ámbitos y quedadas informales y distendidas.

A pesar de que la recomendación general con las gabardinas en particular y cualquier prenda de gran tallaje en general es añadir un calzado alto para fomentar la sensación de altura, con las gabardinas grises puede hacerse una excepción y reducir la altura para crear atuendos más funcionales y prácticos.

Con las gabardinas grises se puede recurrir a un calzado más práctico y cómodo, ya que no tiene un impacto tan notorio como en otros colores.

Esto se debe a que las gabardinas grises son las más empleadas, junto con las de color beige, en las situaciones cotidianas del día a día, donde prima la comodidad por encima de todo lo demás.

A modo de contrapunto, puedes añadir un bolso o una bolsa de mano de color oscuro que sirva para dar más presencia a la gabardina mientras esta equilibra el contraste.

¿Cuál es la mejor forma de combinar una gabardina roja de mujer?

Pese a que las gabardinas rojas suelen ser muy utilizadas para eventos de gala, esta vez vamos a hacer una excepción y vamos a tratar de descubrirte su lado más casual.

Es cierto que el color rojo es de todo menos discreto, lo que en principio la descartaría como una gabardina para todo.

Si optas por el look sport, aplícalo hasta el final: si te quedas corto, dará la sensación de que ha sido un ‘quiero y no puedo’.

Sin embargo, el uso de prendas a rayas (con la siempre ganadora combinación de líneas blancas y negras, ideal para aportar un plus de neutralidad a cualquier conjunto) y la adición de zapatillas urbanas de sport de color blanco, que logra reducir la intensidad del rojo ligeramente, hacen que sea una opción muy a tener en cuenta.

Claro que esto solo es aplicable a aquellas ocasiones en las que es posible llevar un atuendo algo más casual, puesto que la gabardina roja es la prenda ideal de invierno para looks como poco formales, así que asegúrate de que el atuendo de sport casa con la situación.

¿Es buena ida combinar una gabardina de color verde oscuro con vaqueros azules?

Para muchas, el color verde oliva es la antítesis de la elegancia. Y lo cierto es que no es un color particularmente atractivo, pero cada vez es más apreciado en moda por las posibilidades que ofrece a la hora de ser conjuntado.

Existen pantalones, zapatillas, blusas y camisetas de este color. ¿Por qué la gabardina iba a ser menos?

El negro funciona especialmente bien con el verde oliva, sobre todo en los complementos: pulseras, collares, zapatos y bolsos.

Además, el modo de hacer que quede bien una gabardina verde oscuro no puede ser más fácil. Opta por incluir pantalones vaqueros de color azul marino y unos zapatos de tacón de color negro para poner una nota distintiva de color mientras mantienes la coherencia del conjunto.

¿Quieres incorporar algún accesorio? Unas gafas de sol negras o un pequeño bolso de mano irán a la perfección con este atuendo, juntos o por separado, lo que consigue estilizar todavía más el conjunto.

Clase de zapatos que va mejor para combinar una gabardina de mujer

Las gabardinas de mujer quedan perfectamente con botines de color negro, especialmente si estos incluyen puntera y están fabricados con materiales como piel, capaces de crear un efecto especialmente vistoso en condiciones muy concretas.

Pero también hemos visto cómo las gabardinas funcionaban bien con calzado urbano y deportivo, especialmente las zapatillas blancas, que daban una nota de color muy curiosa a los looks más informales.

Las botas altas crean una sensación de altura muy agradecida con las gabardinas, aunque para verano funcionan mejor con sandalias y botines de punta.

La clave está en cómo enfocar el tren inferior del atuendo: si dejas las piernas al aire, el calzado de sport encajará mejor que si optas por unos pantalones vaqueros ceñidos, en cuyo caso lo mejor será decantarse por un calzado que como poco cubra el talón.

En los meses de más frío, la opción más recomendable es la de recurrir a los modelos de botas de mayor longitud para cubrir parte de la parte baja de la pierna. Esto, a efectos estéticos, es realmente atractivo porque da un look muy característico al tren inferior, potenciando la sensación de altura.