Cómo combinar leggins

Enormemente cómodos y muy utilizados para realzar la figura, los leggins son una de las prendas que más destacan en el sector de la moda femenina por su comodidad y las propiedades de su tejido, enormemente resistente y elástico.

Los leggins se asemejan a los vaqueros en cuanto a la variedad de colores, solo que en este caso no es preciso hacer distinciones en cuanto a doblados ni rotos, ya que los modelos de leggins que los incluyen apenas tienen presencia en el mercado.

En este post te vamos a explicar cuáles son las mejores formas de combinar tus leggins y cómo puedes aprovechar todo su potencial en todo tipo de situaciones de tu día a día.

Tips para combinar leggins de la mejor forma posible

Antes de que empieces a combinar los leggins con las prendas que sueles utilizar en tus conjuntos con vaqueros, vamos a darte una serie de pautas para que sepas aprovechar los leggins y que los combines con las mejores prendas de tu armario sin que desentone.

1.- Sin rotos, mucho mejor. Los leggins suelen ser piezas que no cuentan con desperfectos deliberados en su superficie, y menos al estilo de los vaqueros, con sus característicos deshilachados en rodillas y perneras.

Los leggins suelen presentar una superficie uniforme alejada de esta moda que muchos continúan sin entender, aunque sí es cierto que existe un modelo de leggins que cuenta con partes degradadas que se prestan a acabar en pequeños rotos con el tiempo. Y no por una baja calidad, sino porque esa es la intención.

Pero los rotos no suelen quedar bien en los leggins, una prenda que es menos informal que los pantalones vaqueros y que requiere de un plus de sofisticación en cada con junto para que quede del todo bien. Trata de evitarlos o que estos sean muy leves.

2.- Menos variedad en los colores. Y no lo decimos solo por la variedad en la gama cromática, sino en el propio tratamiento cromático. Y es que los leggins cuentan con menos modificaciones que sus primos, los pantalones vaqueros, en cuanto a la paleta de color.

Esto hace que la variedad de complementos que se pueden añadir a los conjuntos esté mucho más restringida, limitando las posibilidades de los leggins en los conjuntos para el día a día.

No obstante, esta carencia se ha suplido en parte gracias a la confección de prendas con fibras teñidas, que han permitido dar forma a colecciones de leggins diferentes.

3.- Con tacones altos. Los leggins funcionan especialmente bien con zapatos de tacón alto, especialmente botas abiertas y sandalias de tacón fino.

Esto es porque los leggins son una especie de vaqueros ultra slim que actúan como un segundo guante y que se prestan a utilizar zapatos de tacón para realzar la figura, potenciar la altura y darle más protagonismo al pie, sobre todo a la zona del empeine, reforzando el paso.

No obstante, para quedadas más informales y veraniegas pueden llevarse con sandalias planas, sobre todo los leggins blancos, que quedan especialmente bien en entornos playeros y rurales.

4.- ¿Rígidos o elásticos? Siempre se han asociado los leggins a un tipo de fibra que destaca por su elasticidad. No obstante, las propiedades elásticas de los leggins pueden no estar presentes si hablamos de otro tipo de tejidos, como el cuero, que destaca por su rigidez.

Los leggins deportivos son los que abrieron la veda de las fibras elásticas, y poco a poco han ido reforzando su presencia en otros ámbitos hasta poder encontrar leggins de corte muy ceñido, pero tremendamente elásticos, capaces de adaptarse a las peculiaridades del contorno corporal de cada persona.

Ante la duda, opta siempre por los elásticos porque su gran capacidad de adaptación te asegurará que encajarán con el ancho de tu pernera y de tus glúteos. Para los leggins de otros materiales poco o nada elásticos, como el cuero o determinados tipos de vaqueros, comprueba antes que la talla es la correcta y que te proporcionan el confort que necesitas para moverte con soltura.

Cómo combinar leggins de cuero con éxito

Los leggins de cuero son los más apreciados estéticamente, pero es cierto que las propiedades poco elásticas de su tejido limitan su uso, ya que esta excesiva rigidez puede traducirse en una reducción significativa de los niveles de confort.

No obstante, hay algunos leggins, como estos de Only que puedes ver en la imagen, que cuentan con unos pequeños pliegues en la zona superior de la rodilla y que están pensados para aportar un pequeño plus de comodidad al aumentar muy ligeramente la libertad de movimientos, evitando rozaduras en las zonas más implicadas en el movimiento durante el andar.

El calzado abierto siempre funciona mejor con los leggins de cuero, sobre todo si estos son de color negro.

Por lo que respecta a la estética, los leggins de cuero combinan bien con casi cualquier parte de arriba, desde camisetas monocolor hasta estampadas, aunque funcionan especialmente bien con tonos blancos, verdosos y naranjas suavizados.

En cuanto al calzado, aunque quedan ideales con botas cerradas, es mejor optar, si el tiempo lo permite, por sandalias abiertas de tacón, que dejan el pie al aire. Esto consigue no solo añadir un punto de variedad estética al dejar libre el color carne, sino que potencia la sensación de altura, lo que con los leggins siempre da buenos resultados.

Maneras de combinar unos leggins azul marino

Hay varios tipos de leggins en los catálogos de moda femenina y, aunque los de tipo vaquero o los monocromos sintéticos suelen ser los más demandados, los leggins deportivos también pueden ser considerados como prenda de vestir, ya que se usan no solo durante la realización de actividad deportiva, sino que también forman parte del vestuario casual.

Los leggins de color azul marino funcionan especialmente bien con colores livianos y suaves, como blancos, rosas, anaranjados y similares, no solo en atuendos deportivos sino también en conjuntos urbanos.

Los leggins deportivos admiten colores como el rosa o el naranja, mientras que los de vestir se apoyan mejor en blancos y grises.

Aunque Puma es una de las marcas especializadas en la realización de ropa deportiva a nivel mundial, su ropa no solo forma parte del equipamiento deportivo de deportistas y aficionados.

Para muestra, el conjunto de Puma de la imagen, que no solo sirve para realizar deporte al aire libre, sino que puede ser uno de los conjuntos más cómodos para salir a disfrutar del aire libre en verano.

Pero el azul marino también puede encontrarse en leggins de tela vaquera o en el propio cuero, en cuyo caso hay que cambiar de estrategia. Camisas y blusas blancas funcionarán especialmente bien con los leggins de color azul marino que imiten los patrones de la tela vaquera, así como con cualquier tejido que dé forma a unos pantalones ultra slim de este color.

En todos los casos, optar por calzado alto es la mejor opción para realzar la estatura y potenciar el contorno del cuerpo, aunque con los leggins de color azul intenso esto puede obviarse.

Las mejores formas de combinar leggins de colores

Los leggins de colores suelen estar más asociados al deporte, aunque ya hemos visto que incluso los leggins diseñados para la realización de actividad deportiva pueden encajar en conjuntos urbanos más casuales.

Cualquier leggin de color intenso y llamativo puede encajar con prendas del mismo estilo, independientemente del color. Lo bueno de los looks de sport es que permiten combinar colores en principio incompatibles y crean conjuntos llamativos y muy refrescantes, como este que vemos con los leggins de Desigual.

Si vas a incluir colores intensos, hazlo del todo. Tírate a la piscina con azules eléctricos, rojos, púrpuras y verdes.

Y es que los pantalones ultra slim de color verde lima, las zapatillas negras y un top de tirantes de color rosa, casi fucsia, crean una combinación algo estrafalaria pero visualmente muy efectiva, ya que abraza toda la estética casual para dar forma a un conjunto apto para escapadas familiares o tardes de desconexión por la ciudad.

Ante la duda, y siempre que tengas en tus manos (o en tus piernas) unos leggins de color intenso, ve con todo y apuesta por complementos que sean igualmente llamativos. Colores como el morado, el amarillo, el fucsia o el turquesa funcionan especialmente bien en este tipo de conjuntos.

Dado que no suelen ser muy utilizados en el día a día, aprovecha y date el gustazo de salir hecha casi un cuadro. ¡Pero de los buenos!

¿Cómo se pueden combinar leggins con blusas en atuendos formales?

Cambiamos diametralmente de registro para buscar un atuendo formal que sirva para eventos elegantes y situaciones donde se requiera de buena presencia y saber estar.

La combinación de blusas y leggins oscuros es una combinación ganadora en casi todas las situaciones, así que trata de no cambiarlo. ¡Los experimentos, mejor con gaseosa!

La clave está en el calzado: mantén la formalidad mientras innovas con botines brillantes que estilicen tu figura y le den más personalidad al conjunto.

Donde sí puedes innovar algo más es en el calzado. Fíjate bien en la imagen: unos botines de color plata brillante, con reflejos que le dan un tono único muy sorprendente a todo el conjunto. ¡Recuerdan a Silver Surfer o al Terminator líquido de la segunda parte!

Comparaciones cinéfilas aparte, es muy recomendable que en un atuendo con leggins negros y una blusa blanca se opte por un calzado innovador que ponga el acento en la parte inferior para estilizar el conjunto, dando de paso una mayor sensación de altura visual y mejorando el acabado general del outfit.

Opciones seguras para saber cómo combinar leggins marrones

Los leggins marrones no son especialmente conocidos, pero sí que es posible sacarles partido, al margen de que sea un color menos agradable o elegante que el blanco o el negro.

Para aprovechar todas las posibilidades que ofrece, lo mejor que puedes hacer es incorporar complementos sencillos que logren darle más protagonismo, rebajando de paso la intensidad del color.

Lo mejor para que el marrón funcione es rebajar su intensidad con blusas o camisas blancas, y optar por calzado con tacón para darle más forma al outfit.

En este sentido, una camisa blanca o una blusa con pequeños adornos en blanco y negro pueden trabajar especialmente bien con los leggins marrones. Si además decides apoyar el conjunto en unos zapatos de tacón alto, obtendrás uno de los looks más elegantes que se pueden obtener con unos leggins de este color.

Ten en cuenta que el marrón es un color bastante peculiar y que no admite tantas posibilidades como los beige, a pesar de sus semejanzas con el tono base. El marrón intenso es un color bastante solemne que apenas se presta a ser combinado con prendas de colores más intensos, por lo que debes ajustar tu armario a las necesidades de esta peculiar tonalidad.

¿Cuáles son las mejores formas de combinar leggins grises?

Los leggins grises más comunes que se pueden encontrar en el mercado son los deportivos, ya que en la tela vaquera que se suele emplear para los leggins de vestir prima el color azul.

Pero ya sabes cómo funcionan estos atuendos sport: pueden servir no solo para hacer deporte, sino para disfrutar de una escapada por el monte o en cualquier lugar de exterior, sea urbano o rural.

En cualquier caso, también son muy aptos para escapadas playeras o para abrigarse durante las tardes más frescas de piscina, cuando el sol ya baja y la brisa marina puede hacer que necesites de un conjunto algo más abrigado.

Los leggins grises funcionan bien con los colores oscuros, pero los pequeños añadidos blancos pueden dar muy buenos resultados.

Lo mejor de todo es que los leggins grises de tipo sport funcionan bien con partes de arriba como tops, tanto de vestir como de sport. Los primeros son algo más elegantes, pero los segundos son más elásticos y pueden resultar más cómodos si esperas hacer ejercicio o algún tipo de movimiento brusco.

Lo mejor es que recurras a los tonos más oscuros para sacarle más partido a tus leggins grises. Los grises más oscuros y el negro funcionan especialmente bien con los pantalones de este color, ya que consiguen mantener la coherencia cromática de los tonos más discretos, pero aportan el dinamismo típico de los colores más claros de la paleta.

Cómo combinar leggins vaqueros en atuendos para el día a día

Aunque algunas mujeres encuentran difícil llevar leggins en su día a día (sobre todo las que están acostumbradas a los vaqueros holgados), los leggins vaqueros son una de las mejores opciones para las que buscan una tela de la misma estética que el vaquero, pero adaptada a las características de las prendas ultra slim.

Lo mejor es optar por incorporar una blusa blanca o una camisa para la parte superior, mientras se realza la altura con unos zapatos abiertos de tacón. Aunque clásica, es la combinación que mejor funciona para las situaciones cotidianas del día a día.

Aprovecha las sandalias con base de color para conjuntarlo con tu blusa: crearás una combinación muy atractiva y visualmente efectiva.

Eso sí, si quieres optar por añadir un punto algo más personal, nunca intentes cambiar la estética del leggin. Los rotos no le sentarán nada bien y acabarás por afear el conjunto.

En cambio, si decides cambiar la blusa blanca por una con pequeños adornos negros crearás un efecto mucho más dinámico y estéticamente agradable.

Y ten en cuenta las combinaciones de color con el calzado: si vas a incorporar una sandalia o un tipo de bota que cuenta con una suela de otro color, puedes jugar con esta combinación en tu parte de arriba para darle un plus de dinamismo.

Aprender cómo combinar leggins beige sin que desentonen

Los leggins de color beige son una prenda un tanto peligrosa y no es porque no se pueda combinar, sino porque puede crear la ilusión óptica de un desnudo.

Ciertos tonos de beige claro pueden coincidir con la tonalidad de la carne y crear un efecto tan curioso como llamativo que, aunque sorprendente, no beneficia en nada a tu outfit.

Es vital evitar que el leggin sea imperceptible y cree la sensación de falso desnudo. Usa a tu favor sombras, relieves y complementos como cinturones que refuercen la silueta.

Para contrarrestar este indeseado efecto, lo mejor es adaptar la tonalidad del beige para que no coincida con tu tono de piel y que sea distinguible a simple vista. También pueden ayudar los leggins con pliegues o los que cuentan con pequeños adornos en su superficie, así como los que incluyen sombreados.

Una de las mejores opciones para combinar unos leggins negros es optar por partes superiores a inferiores de colores más oscuros, preferiblemente de negro, que es una apuesta segura. Y no olvides incluir zapatos de tacón para realzar la altura y darle más protagonismo a tu cintura.