Cómo combinar un mono de mujer

Por comodidad y posibilidades estéticas a la hora de conjuntarlos, los monos son una de las prendas más valoradas del armario femenino. Se trata de prendas de ropa de una sola pieza que están diseñadas para proporcionar un alto nivel de confort en todo tipo de situaciones y que resulta enormemente versátil.

Sus diseños están basados en los que dan forma a los vestidos tradicionales, solo que estas prendas están pensadas para ponerse como un todo, siendo a priori mucho más práctico de poner. Además, los monos son prendas válidas para eventos de gala, bodas, bautizos y todo tipo de reuniones en las que exista un código de vestimenta formal.

Si quieres saber cómo combinar un mono de mujer con éxito, echa un vistazo a los siguientes ejemplos. Tenemos para todo tipo de monos, seguro que encuentras el tuyo en la lista.

Claves para combinar un mono de mujer y dar en el clavo

Antes de entrar en materia, conviene conocer algunos aspectos acerca de los monos de vestir. Aunque su estética bebe directamente de los vestidos, no conviene tratarlos igual si se busca un conjunto estéticamente perfecto, así que ojo con estos aspectos:

1.- Un mono no es un peto. Vale, un mono y un peto son dos prendas de vestir que han sido concebidas como una sola pieza, pero ni de lejos son lo mismo.

Un mono es un vestido que ha sido confeccionado como un todo, mientras que un peto, aunque siendo un todo, cuenta con un diseño diferente. Normalmente dispone de tirantes, deja al descubierto las zonas laterales del tórax y cubre las piernas por completo.

Los monos nunca dejan los costados al descubierto (en todo caso, parte de la espalda) y no tienen por qué cubrir las piernas en su totalidad. Además, mientras que los petos están asociados al mundo rural, los monos descienden de prendas de moda mucho más sofisticadas.

2.- Las piernas tienen más protagonismo. Las piernas tienen mucho que decir en los monos, y es que de ellas depende la percepción que se genera a la vista cuando se lleva puesto.

Precisamente por este motivo los monos quedan especialmente bien con botas y botines de tacón alto, ya que no solo realzan la altura, sino que estilizan la figura y consiguen potenciar el efecto longitudinal que tienen los monos.

Ten en cuenta además que las piernas serán decisivas en los conjuntos que hagan uso de una chaqueta, ya que esta actuará como inhibidora de la sensación longitudinal y creará una falsa percepción de achatamiento nada favorecedora.

3.- No es para todo tipo de mujeres. Y no lo decimos por temas físicos, sino por cuestiones de gustos. Los monos son prendas muy particulares tanto en lo estético como en lo práctico, ya que además modifican la manera de vestirse.

Aquellas mujeres habituadas a vestirse de una determinada manera con conjuntos de dos piezas pueden encontrar incluso incómodo el modo de ponerse los monos, aunque todo es cuestión de costumbre.

Ten en cuenta que en moda siempre influye el componente actitud, que tiene mucha más relevancia que cualquier cuestión técnica o estética de la prenda. Si no te convence algo no lo vas a poder llevar a gusto, lo que tiene repercusiones negativas en la energía que irradias, algo que no se ve pero sí se percibe.

¿Conclusión? Si te pones un mono, que sea porque lo llevas a gusto. Si no, el mal trago no te lo va a compensar nada.

4.- Puede ser tan formal como prefieras. Es impresionante la variedad de monos que hay y cómo se han ido sofisticando con el paso de los años.

Y es que antes contaban con un corte mucho más informal y estaban repletos de coloridos, motivos florales estampados e incluso hacían gala de volantes, pero ahora incluso los hay monocromos, estilizados y acampanados, aptos para eventos de gala, fiestas y otras situaciones que requieran de un atuendo algo más elegante.

De qué forma combinar un mono largo y que quede elegante

Dentro de la enorme familia de los monos largos podemos distinguir entre los más informales y los aptos para eventos de gala, aunque algunos pueden ser polivalentes, como este de Pepe Jeans, que casa a la perfección en situaciones distendidas y en eventos como bodas, bautizos o eventos de trabajo.

Es ideal para los meses de más calor, ya que dejan libres las axilas, los hombros y los pies. Apuestan por un diseño que fomenta la transpiración de la piel, lo que ayuda a maximizar la libertad de movimientos y evita las molestas acumulaciones de sudor.

Los monos largos deben ceñirse al contorno del cuerpo para enfatizar las líneas y no crear una excesiva sensación de holgura.

Pero, al margen de aspectos funcionales, los monos largos son tremendamente sencillos de combinar. Una apuesta por lo sencillo siempre funciona con los vestidos negros y en el caso de los monos la cosa no es distinta.

Opta por zapatos abiertos de tacón de tonos blancos, negros o beige claro y deja que el mono y el contorno de tu cuerpo haga el resto.

Cómo combinar un mono azul eléctrico con éxito

Con el azul eléctrico pasa una cosa muy curiosa, y es que puede percibirse de distinta manera en función de la iluminación exterior. Y para muestra, un botón: no tienes más que fijarte en la imagen.

Este mono de Pepe Jeans es todo de color azul eléctrico, pero varían las tonalidades en función de la proyección de las sombras y dónde se encuentra la fuente de luz.

El azul eléctrico trabaja bien con el negro, pero la intensidad de su color puede variar en función de la iluminación ambiental.

¿Influye esto en la manera de hacerlo combinar con unos zapatos o con otros accesorios? Lo cierto es que no, ya que la mejor forma de conjuntar un mono azul eléctrico es llevando sandalias o botas abiertas de tacón de color negro.

El azul y el negro son colores que siempre han trabajado bien, pero en los monos quedan especialmente bien y sobre todo en las prendas más elegantes.

Con qué chaqueta combinar un mono de mujer

Aquí conviene hacer una distinción entre los monos de vestir monocromos y los de diseño más colorido y desenfadado.

Los primeros suelen funcionar bien con chaquetas lisas de color blanco o negro, mientras que los segundos admiten cazadoras de colores intensos.

Una de las opciones más atrevidas es la de usar una chaqueta de color brillante, como la que ves en la foto, de color naranja con reflejos.

Con monos desenfadados puedes explorar otras opciones para el calzado, desde zapatos de sport hasta sandalias abiertas de tacón.

Para que este tipo de colores funcionen bien con el conjunto debes tener en cuenta que la base del mono ha de ser blanca, pues el blanco es el color que equilibra al resto y consigue atenuar la intensidad de la chaqueta.

En cuanto al calzado, con este tipo de monos y chaquetas puedes explorar otras posibilidades, desde sandalias abiertas de tacón hasta zapatos de suela plana o incluso zapatillas deportivas.

¿Cómo combinar un mono blanco con zapatos negros?

Por norma general, los monos blancos de un solo color están reservados para ocasiones donde se requiere un look más elegante, mientras que los que usan el blanco como base para combinar otros colores (como en el ejemplo anterior de Pepe Jeans), suelen estar destinados a ocasiones mucho más desenfadadas.

Hay que tener en cuenta que en los monos blancos será el calzado el que defina además el grado de formalidad de los conjuntos. Y es que no tienes más que comparar ambos vestidos para darte cuenta de lo distintos que son, sobre todo en el tren inferior.

Con los monos blancos de gala, lo mejor es optar por un complemento negro azabache para poner una nota de contraste pequeña pero intensa.

Mientras que el anterior cuenta con sandalias abiertas, para esta propuesta de Morgan, mucho más enfocada a los eventos de gala, se ha optado por unos botines negros que realzan la figura y que dan un plus de sofisticación al conjunto.

Los monos de fiesta o para ocasiones señaladas siempre funcionan bien con un pequeño complemento, como un bolso. El color negro en este accesorio es tan clásico como eficaz, dando una nota de contraste muy llamativa y elegante a todo el outfit.

Las mejores opciones para combinar un mono de fiesta

Aunque los atuendos de fiesta suelen hacer uso en muchas ocasiones de colores intensos como el rojo o el azul, la apuesta segura no dista mucho de otro tipo de prendas.

Y es que siempre se recurre al negro cuando se busca dar un plus de sofisticación al conjunto, y por eso es un color tan presente en fiestas y eventos de gala.

Si optas por zapatos abiertos, mejor si son negros; para botines cerrados, trata de incluir un color claro como el blanco o el beige.

Por suerte, la manera de hacerlo combinar bien es sencilla a más no poder: basta con elegir unos zapatos de tacón negros o bicolor (negro-blanco, negro-beige o negro-azul marino) para crear un conjunto perfecto para cualquier ocasión en la que haya que ir de etiqueta.

Formas de combinar un mono rojo

Aquí es preciso volver a hacer la distinción entre monos de fiesta y monos desenfadados. Se distinguen enseguida por el corte del vestido, ya que los primeros suelen ser una sola pieza lisa, mientras que los segundos tienden a incorporar volantes, dobles capas en el torso o añadidos como pliegues en la zona de la cintura.

Prescinde de chaquetas y otros complementos en la parte superior. Ya tendrás tiempo de innovar con el calzado, que ofrece un mayor grado de libertad.

Por una cuestión de compatibilidad cromática, lo mejor es que los monos rojos se utilicen solamente en las épocas de más calor, ya que es cuando no se necesitan chaquetas ni fulares. Estos, en función de su color o de la intensidad que proyecten, pueden producir incompatibilidades con el color, sobre todo si hablamos de un rojo intenso.

En el calzado esto importa menos, ya que admite un mayor grado de personalización. Incluso podrás optar por sandalias estampadas, si lo deseas. Fíjate en la foto: sandalias abiertas con motivos florales a la vista que, aunque de otro color, no desentonan con el resto del conjunto.

Opciones seguras para saber cómo combinar un mono negro de fiesta

La línea que separa los monos negros de fiesta de los que simplemente son “formales” empieza a difuminarse con las nuevas colecciones, que han decidido fusionar conceptos para ofrecer monos negros polivalentes, aptos para ocasiones desenfadas y formales.

Lo mejor es que todos pueden combinarse igual y los criterios no cambian en función de las situaciones en las que vayas a llevarlos. Por ejemplo, en cuanto al calzado siempre podrás recurrir a tonos azulados, rojizos o blanquecinos para crear un punto de contraste muy atractivo.

Juega con el color de las botas y las sandalias para crear códigos de color asociados a cada situación. Intenso para fiestas, neutrales para ocasiones más casuales.

Si quieres jugar con las intensidades, opta por hacerlo con el calzado, que puede ofrecer una nota discordante visualmente muy efectiva.

Por ejemplo, en eventos de gala las combinaciones rojo y negro funcionan especialmente bien, mientras que en situaciones más relajadas son los colores azulados, grises o incluso el beige los que trabajan mejor.

Aprender a combinar un mono negro para una boda

Los conjuntos para bodas que utilizan los monos como pieza principal pueden combinarse fácilmente con dos piezas: el calzado y el bolso.

De hecho, sincronizar estos dos elementos con el código de color del vestido será primordial porque no existen más puntos de apoyo que puedan ayudar a crear un equilibrio en la composición, por lo que es preciso atinar con estas dos piezas.

Juega con la intensidad del color en las gafas de sol, el bolso y el calzado. Son los únicos puntos de apoyo que tienes para jugar con el color.

La apuesta por tonos oscuros puede funcionar bien si se incluyen notas de beige, aunque crear combinaciones de blancos, grises y negros siempre da un punto de sofisticación.

Además, en función del entorno donde vaya a tener lugar la boda, podrás jugar con la intensidad del color también con las gafas de sol, sobre todo si decides incorporar unas de cristal reflectante, capaces de proyectar colores intensos cuando la luz del sol refleja sobre su superficie.

Maneras de combinar un mono negro largo sin que desentone

Dejando de lado fiestas, bodas y otros eventos de gala, toca hablar de cómo llevar un mono negro en situaciones del día a día.

Y, una vez más, el calzado tiene mucho que decir a la hora de crear un conjunto casual con el negro como base.

Sustituye las botas de tacón por unas Vans o Converse negras para darle al conjunto un aire casual y urbano.

Aquí puedes recurrir a zapatillas Vans o Converse del mismo color y suela blanca para crear una combinación clásica pero visualmente muy efectiva.

También puedes optar por crear una composición algo distinta con zapatillas de suela marrón, que funcionan igualmente bien pero no aportan un contraste tan acentuado.