Cómo combinar un vestido azul

El azul es uno de los colores favoritos de las mujeres para muchas ocasiones, y es que el amplio repertorio de tonalidades hace que este color sea el perfecto para ocasiones elegantes, solemnes o más distendidas.

Los vestidos azules suelen combinar con una pasmosa facilidad con multitud de complementos y todo tipo de zapatos, relojes, pulseras y complementos de joyería y bisutería, haciendo resaltar los brillantes por muy discretos que sean.

Para que sepas cómo combinar un vestido azul con éxito, vamos a hacer un repaso por las mejores combinaciones con vestidos azules que hemos visto y que te pueden ser de gran ayuda a la hora de encontrar el modelito perfecto para esa boda, esa reunión de amigas o esa cita tan especial.

Consejos para combinar un vestido azul de la manera adecuada

Un vestido azul es casi garantía de éxito, pero nunca está de más refinar ciertos detalles para poner la guinda al pastel.

Presta atención a estos consejos si quieres destacar con ese flamante vestido azul que tienes en el armario. Verás cómo tu outfit acaba siendo espectacular.

1.- Desecha los tonos rojos y naranjas. Imaginamos que ya lo sabrás, pero un color que no combina en absoluto con el azul, y menos en un vestido, es el rojo, el naranja y los derivados.

Si no quieres parecer Supergirl o la Capitana Marvel, déjalos de lado y apuesta por otros colores más armoniosos.

Ten en cuenta que el azul suele apoyarse en colores secundarios para reforzar su presencia. Es algo de lo que vamos a hablar enseguida, pero desde luego no son estos colores intensos y totalmente contrapuestos al azul.

2.- No abuses de los brillantes. El azul queda especialmente bien con pequeñas pulseras, anillos o collares de diamantes discretos. Desconocemos el motivo, pero es una combinación extraordinaria.

Ahora bien, una cosa es añadir una nota de glamour con unas pequeñas joyas y otra que el brillo eclipse la elegancia de tu vestido. Trata de apostar siempre por la mesura y no incorpores nada que no satisfaga una función determinada.

Ya lo decía Coco Chanel: “antes de salir de casa, mírate al espejo y quítate un accesorio”.

3.- Juega con los negros y blancos. La cuestión de los colores complementarios adquiere especial importancia en los vestidos de gala de color azul, que suelen apostar por tonos oscuros, aunque es aplicable a cualquier vestido de mujer de este color, independientemente de su tonalidad.

Los tonos más claros harán que el azul adquiera un aire más distendido, siendo ideal para reuniones familiares, quedadas de amigas o eventos de noche de cierta clase pero que no llegan a ser de etiqueta.

Por ejemplo, los vestidos azul marino o azul muy oscuro casan a la perfección con el blanco, no solo en el propio vestido, sino también en cuanto a los conjuntos. Un lazo, una banda o un bolso blanco irá estupendamente bien en un atuendo donde el azul sea el protagonista y rebajará el grado de solemnidad.

Y lo contrario ocurre cuando se apuesta por negros o tonos de azul más oscuros: aumentan la elegancia a costa de sacrificar la distensión del conjunto, por lo que es la mejor opción para ocasiones formales, solemnes y que requieran de presencia y saber estar.

4.- Un azul para cada ocasión. Lo bueno que tiene el azul es que dispone de una gama cromática muy amplia, lo que hace que sea muy fácil de clasificar. Esto permite que resulte mucho más sencillo elegir el modelito adecuado para según qué evento.

Los tonos oscuros suelen estar reservados para cenas, citas o cualquier ocasión formal, como eventos de trabajo, galas de empresa o similares. En cambio, los tonos claros encajan mejor con reuniones de amigas, comidas familiares o días playeros.

Cómo combinar un vestido azul eléctrico para una boda

El azul eléctrico es una de las apuestas seguras cuando se habla de un evento de gala. Es, por así decirlo, el tono más llamativo y claro que admite un evento de estas características. Y es que los azules intensos realzan la figura y son, de por sí, muy elegantes.

Estos vestidos quedan bien con solo dejarlos caer: se ciñen al contorno del cuerpo y aportan la comodidad y la frescura necesarias

Esto simplifica las cosas a la hora de seleccionar un outfit perfecto para una boda. Algunos vestidos, como este que propone Iefiel, tienen el corte perfecto y basta con dejarlos caer para que se ciñan al contorno de tu cuerpo.

Lo mejor de todo es que los vestidos para bodas no suelen necesitar de muchos complementos y hablan por sí solos, por lo que no tendrás que comerte la cabeza a la hora de encontrar unos complementos ideales para sacar más partido al vestido: a estos no les hace falta ningún tipo de realce.

¿De qué manera se puede combinar un vestido de terciopelo azul?

El terciopelo es un material sumamente delicado, sensible hasta decir basta a todo tipo de agresiones externas y que requiere de unos cuidados muy específicos para mantenerse en condiciones óptimas.

No obstante, es el material ideal si lo que estás buscando es un vestido de fiesta. Este en concreto, de la prestigiosa firma Snow Lotus, tiene una abertura a la altura de la pierna que permite mostrarla con suma elegancia y un descaro mínimo, ideal para dejar entrever la línea del cuerpo y el calzado que lo acompaña.

La parte superior realza el escote, mientras que la falda cuenta con una sutil abertura que deja entrever la pierna derecha

También es una propuesta excelente para aprovechar al máximo las cualidades del corte del tronco superior, que realza el escote y permite dar una nota de frescura al conjunto para que no resulte agobiante.

Un peinado despejado que permita mostrar el rostro al completo, como una colega o un moño trenzado, serán la guinda del pastel para uno de los vestidos más elegantes que hemos visto en este color.

¿Un vestido de encaje azul se puede combinar de manera sencilla?

Los vestidos de encaje azul son ideales para realzar la figura y dejar entrever las líneas sensuales del cuerpo, y son un recurso audiovisual muy recurrente para poner el acento en la elegancia y las curvas del cuerpo en los principales formatos audiovisuales.

Uno de los ejemplos más recientes lo tenemos con la actriz francesa Bérénice Marlohe, que en la vigesimotercera película de la saga James Bond, Skyfall, lució un espectacular vestido de encaje azul por las calles de Shanghái y Macao, creando tendencia y asociando desde entonces estos vestidos a los eventos de gala nocturnos en Oriente.

Los vestidos de encaje suelen abrazar los tonos oscuros por estar ligados a eventos de gala nocturnos y otras situaciones donde se requiere un conjunto de etiqueta

Para realzar estos vestidos no es preciso añadir ningún complemento, ni tan siquiera collares o anillos. Tan solo una pulsera, en caso de que el vestido deje al descubierto alguna de las mangas, puede ser el contrapunto ideal para esta clase de vestidos.

No obstante, una apuesta por la altura será lo mejor sin demasiados añadidos más, con zapatos de tacón capaces de dar un poco más de protagonismo a la parte baja de las piernas y reforzando la posición de las caderas al andar.

Las mejores opciones para combinar un vestido azul verdoso

La tonalidad turquesa y verdosa siempre ha estado presente entre la familia de gamas más exóticas de los azules. A medio camino entre el azul celeste y el verde alga, el azul verdoso destaca por coger lo mejor de cada casa para crear un tono único de enorme presencia.

Sigue siendo un color exótico que conjuga la elegancia del azul eléctrico con la distensión y la alegría de los tonos verdes

Aunque de tono más claro, este tipo de azul está reservado para ocasiones especiales donde sea necesario lucir un modelito exclusivo, y no tanto en quedadas distendidas, donde quizá otro tipo de azul sea más apropiado. Los azules verdosos quedan perfectos en prendas de una única pieza, realzando la silueta sin caer en la extrema solemnidad de los tonos marinos.

Eso sí, la variedad de complementos con los que son capaces de combinar está muy restringido precisamente por la enorme personalidad que tiene este color, siendo únicamente aptos los zapatos de tonos azules verdosos para crear un outfit de una enorme presencia y elegancia.

Formas elegantes de combinar un vestido azul cielo

Si nos metemos de lleno en la familia de vestidos de color azul más distendidos, el azul celeste estaría entre nuestros favoritos. Aunque es enormemente versátil, el azul cielo necesita de colores de apoyo para crear diferentes conjuntos capaces de encajar a la perfección en función del evento.

Por ejemplo, los vestidos de tonos celestes monocromos están más enfocados a eventos de gala, y necesitan de unas pequeñas notas de blancos para que el conjunto sea apto para ocasiones más divertidas.

El punto fuerte de los vestidos azul cielo es el calzado: admiten zapatos blancos, botas de color plata y cualquier combinación en crema e incluso amarillo

La frescura y la versatilidad de este tono hace que sea la opción preferida para el verano, pudiendo combinarlo con sandalias de tonos blancos, plateados o claros en general. Además, no necesitan complementos para destacar, siendo de los vestidos preferidos por todas aquellas que buscan un conjunto ideal para llevar a cualquier parte, en todo tipo de quedadas y sin grandes complicaciones.

La propuesta de Bimba, que puedes ver en la foto, hace uso no solo de trazas blancas, sino de detalles en azul marino que consiguen realzar el contraste, un efecto muy eficaz a la hora de aumentar el protagonismo no solo de los blancos, sino del azul celeste, que ocupa las trazas más gruesas del diseño.

Y atención al corte, pensado para dinamizar el movimiento de la tela al andar sin necesidad de recurrir a voluminosos volantes ni añadidos excesivos.

¿Es posible combinar un vestido azul marino para boda?

No solo es posible, sino que es lo más recomendable. Y es que el azul marino es un color que parece que ha sido hecho para las ocasiones más elegantes. Lo mejor de todo es que es enormemente agradecido, porque basta trabajar la tela de diferentes maneras para crear un efecto distinto cada vez.

Los añadidos brillantes sobre la misma superficie de la tela añaden una nota brillante muy sutil y elegante sin afear el conjunto ni hacerlo ostentoso

Por ejemplo, la prestigiosa marca de moda Ever-Pretty ha añadido a su catálogo vestidos como los de la imagen, con relieves brillantes en el mismo tono de azul que consiguen destacar cuando hay una fuente de luz cerca. Es una forma muy sutil y delicada de añadir detalles claros sobre la tela, sin caer en la ostentosidad.

Para fiestas, eventos de gala u ocasiones similares es una opción perfecta para despuntar en su justa medida, añadiendo detalles sofisticados, pero en absoluto chillones y mejorando, por ende, el acabado general del vestido.

Cómo combinar un vestido azul con zapatos negros

Que el azul y el negro combinan bien no es ningún secreto, sobre todo si hablamos de tonos azules de la gama oscura. No obstante, no es común que el negro combine fuera de lo que es la pieza principal del vestido, ya que el azul y el negro cuando sacan lo mejor de sí es cuando se entremezclan y forman parte de un todo en la percepción visual del conjunto.

Los zapatos son los grandes acompañantes de los vestidos monocromos, capaces de dar más protagonismo a las piernas y realzar la figura con ese plus de altura si incluyen tacón

Pero algunas normas de la moda no se hicieron para rendirles pleitesía, y en la foto puedes ver un ejemplo de cómo combinar un vestido azul con zapatos negros, un complemento tan elegante como tradicional que queda especialmente bien cuando el vestido destaca por su sencillez.

Basta con que el vestido encaje a la perfección en la zona de los hombros y que no quede largo de las mangas para dejarlo caer y que tu contorno corporal, tus piernas y los zapatos negros hagan el resto.

¿Puede combinar un vestido azul con sandalias planas?

Quizá no sea lo más estético del mundo ni tengas en mente esta imagen cuando hablamos de combinar un vestido azul con calzado negro, pero en verano no solo se va a fiestas y eventos de gala: muchos días playeros requieren de un outfit mucho más informal y, ante todo, cómodo.

Los vestidos a rayas están pensados para situaciones familiares y apuestan por mezclas de colores más numerosas y acentuadas que el resto de vestidos

Y, ¿qué hay más cómodo que unas sandalias negras planas? Son la opción perfecta para esos vestidos azules de verano que se ciñen a la cintura, pero destacan por su frescura y sus diseños, entre solemnes y distendidos. Las rayas blancas trabajan especialmente bien cuando hablamos de un tono oscuro de azul, ya que son la nota discordante de un modelito predominantemente oscuro.

Es perfecto para comidas en grupo, eventos de camping, salidas a la playa y todo tipo de excursiones veraniegas solitarias o en familia. Este que ves en la foto es una de las opciones de Superdry, pero puedes utilizar unas sandalias planas con todo tipo de vestidos similares.

¿Se puede llevar un vestido azul oscuro en verano?

Por poder, claro que se puede, pero tienes que estar segura de que sea cómodo y de que destaque. Y sobre todo, de que sea fresco. Los tonos oscuros del azul absorben más el calor y, sin llegar a actuar como el negro, sí tienen una mayor capacidad para dejar pasar el calor de los rayos del sol.

Los vestidos de color azul oscuro son ideales para evitar la acumulación de calor corporal, aunque no resultan muy cómodos si les da la luz directa del sol

En verano, sobre todo en los días de playa, asegúrate de que el vestido lo llevas de manera holgada si es de color azul oscuro. Ten en cuenta que, aunque es cierto que la tela negra absorbe la luz solar y proyecta más calor hacia el cuerpo, también absorbe el calor que emana del mismo y facilita su salida. Una leve brisa será suficiente para refrigerar el cuerpo, reduciendo el calor acumulado.

Por eso, su optas por un complemento blanco para tus días de verano, asegúrate de que cuenta con el espacio suficiente como para dejar pasar el calor. Esto será primordial para que tu vestido de color azul oscuro no solo quede mejor con un acompañamiento de color claro, sino que te ayudará a mantener una temperatura corporal adecuada.

Maneras de combinar un vestido azul con zapatillas deportivas

Hay quienes se aferran a la idea de que los vestidos no pueden quedar bien nunca con complementos juveniles o deportivos, pero lo cierto es que unas zapatillas blancas con un vestido azul marino de tirantes quedan divinas.

Los complementos de sport han sido la gran revelación del nuevo milenio: no solo han destacado por su confort, sino que han sabido ser los acompañantes ideales de vestidos hasta ahora exclusivos de botas y zapatos

Hace verdad la máxima de “arreglada, pero informal”, ya que las zapatillas aportan ese punto justo de distensión que un vestido tan formal siempre agradece. Además, es la forma de hacer de un vestido de gala una prenda apta para cualquier tipo de evento, por lo que apenas tendrás que preocuparte por buscar complementos para hacerlo “divertido”.

¿Quieres convertirlo en un outfit elegante y de gala? Sustituye las deportivas por unos zapatos con un pequeño tacón y verás qué resultado.

¿Unas botas altas pueden combinar con un vestido azul de corte vintage?

Ojo, porque las botas altas, sobre todo las que incluyen adornos al estilo tejano, son una de las prendas de calzados más sorprendentes para usar con vestidos azules y funcionan especialmente bien en telas claras que a priori pueden parecer algo simples.

Las botas altas de diseño tejano y prominente punta funcionan especialmente bien en los meses de entretiempo, sobre todo con vestidos azules de una sola pieza

Aunque es una combinación más apta para los meses de entretiempo, una manera de apostar por la frescura y la elegancia sin exponerte a pasar frío en meses como mayo o septiembre, donde las condiciones climatológicas y la temperatura ambiente pueden ser algo imprevisibles.

Aunque la propuesta de Replay combina unas botas con un vestido de color azul claro, lo cierto es que pueden ser usadas con otros tonos de la gama cromática del azul, dando unos resultados semejantes.

Las mejores opciones para combinar un vestido azul corto

Antaño defenestrado, el calzado deportivo ha sido el gran aliado de los vestidos cortos de color azul para mujeres que buscaban una prenda elegante y sofisticada pero cómoda, fácil de poner y de quitar y capaz de llevarse en casi cualquier tipo de evento. Y para muestra, la que nos ofrece Tommy Hilfiger.

Los vestidos cortos combinan bien con zapatillas, botas, botines, sandalias y casi todo tipo de calzado, aunque no tiene que ser del mismo color

Su vestido azul de mujer combina el cuello redondo de las grandes piezas de la pasarela con unas zapatillas blancas deportivas que aportan una nota desenfadada al conjunto, creando una combinación especialmente llamativa pero que en absoluto desentona.