Cómo combinar vaqueros de mujer

Los pantalones vaqueros son, por antonomasia, la prenda de ropa más versátil y utilizada a nivel global. Es la “opción comodín” para multitud de ocasiones: la resistencia de su tela y su gran capacidad de adaptación hacen que sea la opción número uno para multitud de eventos.

Con camisas, blusas, camisetas, rotos, lisos, de color claro, de tonos oscuros, con zapatos de tacón, con calzado deportivo… Encajan con todo, lo que hace que se puedan utilizar en el día a día independientemente del compromiso al que tengas que asistir.

Pero esta versatilidad tan característica de los pantalones vaqueros puede llevar a equívoco. Que case bien con cualquier prenda y en todo tipo de situaciones no significa que se pueda conjuntar con cualquier cosa que tengas en el armario.

Cada situación se rige por un código de moda que hay que cumplir, y los vaqueros no solo ajenos a él. Por eso, para que sepas cómo combinar tus vaqueros de mujer con estilo, elegancia y personalidad, hemos reunido una serie de conjuntos para que eches un vistazo a las mejores formas de sacarle el máximo partido a los tuyos.

Claves para saber combinar con gusto unos vaqueros de mujer

Pero echa el freno, que aún tenemos que tratar un asunto antes. Y es que, como te decíamos al principio, no vale con coger de aquí y allá, et voilà! Un conjunto espléndido para despuntar allá donde vayas.

La cosa no va así, y para que tengas claro en qué deberías basar todos tus atuendos hemos preparado un pequeño manual con las cuatro claves para que logres despuntar con tus pantalones vaqueros en todo momento.

1.- Cada ocasión con su prenda. Es importante que en tu armario tengas una prenda de ropa para cada ocasión, y con esto nos referimos a que cojas tu colección de camisetas, camisas y demás, y las dividas en función del tipo de situación ideal para usarla.

Es importante que los atuendos con unos mismos vaqueros tengan sus propios accesorios y complementos para no caer en la reiteración y dar la sensación de escasez de innovación. No queda nada bien ir de fiesta con el mismo modelito que has usado para ir a trabajar, por muy válido que sea.

2.- Los rotos, para fiestas y quedadas informales. Coincidiremos seguramente en que los rotos quedan espléndidamente bien en fiestas y quedadas con amigas, sobre todo en los meses de entretiempo, pero resérvalos para esos momentos.

Para reuniones de trabajo y otros eventos más serios, los vaqueros deben estar impolutos y no pueden presentar el más mínimo desperfecto, ni en las perneras ni en los bajos, por lo que presta atención a los detalles y descosidos.

Además, los rotos tienden a hacerse más anchos con el tiempo. Si te arriesgas a usar unos vaqueros rotos en una reunión de trabajo o una situación similar, podrías presentarte un día con un pantalón que esté totalmente fuera de lugar. Cuidado con eso.

3.- Siempre con tacones. Aunque los vaqueros quedan de fábula con bailarinas y sandalias planas, sobre todo en las quedadas de verano, lo mejor es que, siempre que puedas, optes por incorporar tacones.

No solo realzan la figura, sino que darán un toque tremendamente sofisticado a tus vaqueros poniendo el acento en tu silueta, mejorando la estética del conjunto y cambiando por completo la percepción de cara a la galería. Tampoco hace falta que sean demasiado altos: unos pocos centímetros harán bien su papel.

4.- Elige bien el color según el momento. La tela vaquera, aunque predominantemente azul, puede encontrarse en múltiples colores. Rojo granate, negro, blanco, distintos tonos de azul… incluso los hay de color beige.

Es cierto que los vaqueros son tremendamente versátiles, pero juegan en otra liga si nos metemos de lleno en el terreno de los colores. No todos los pantalones vaqueros quedan igual de bien en según qué contextos y es necesario prestar atención un momento a esta cuestión.

Para las situaciones más formales en las que se requiera de un código de vestimenta algo más sofisticado, los vaqueros negros y blancos (lisos, por supuesto, sin nada de roturas) cumplirán su función al cien por cien.

En cambio, en situaciones más informales, los tradicionales vaqueros azules pueden quedar de fábula, al igual que los grises, los rojos o los de color beige, que pueden dar resultados excelentes con camisetas lisas, estampadas y ropa más urbana y underground.

De qué forma combinar unos vaqueros azules de mujer

Si tuviéramos que hablar sobre todas las formas posibles que hay para combinar unos vaqueros azules de mujer, podríamos publicar un tratado completo.

Pero baste decir que una de las mejores fórmulas para crear un conjunto elegante y apto para cualquier época del año es la de vaqueros azul claro + zapatos negros de tacón + blusa tipo top, que en las épocas de más frío puede cubrirse con una chaqueta o una capa.

Los vaqueros con doblados siempre deben ir con sandalias o botines de tacón alto.

Además, la parte de arriba siempre puede sustituirse por camisas o blusas que cubran totalmente el vientre, por si se quiere dar un plus de elegancia y sofisticación al conjunto.

Ten en cuenta que los pantalones con doblados altos, como estos de Pepe Jeans que ves en la foto, están pensados para llevarse con zapatos o sandalias de tacón alto para potenciar la sensación de altura.

Unos pantalones así nunca podrían quedar del todo bien con unas sandalias planas (en cuanto al zurcido, no en cuanto al color, que es perfecto para combinar con cualquier prenda), por lo que elige bien el modelo de pantalón y el calzado.

Maneras de combinar unos vaqueros claros de mujer

Al igual que los vaqueros negros, los de color blanco son de los más elegantes de toda la gama de pantalones vaqueros. Pero eso no quiere decir que no se puedan usar en quedadas más informales: quedan de vicio con zapatillas Converse o cualquier otra propuesta similar para darle un toque de sport.

Si tomamos como referencia el modelito de la foto, podemos ver que pueden usarse colores básicos para crear un conjunto que desprende estilo por los cuatro costados. Las tres partes que componen el conjunto son muy diferentes entre sí, pero se complementan a la perfección gracias al equilibrio cromático que ofrece el gris y el blanco.

Por norma general, los vaqueros blancos suelen quedar cuando la parte de arriba se lleva por dentro: realza el contorno y estiliza la figura.

De esta manera, con la elección de unas zapatillas de un tono más oscuro, se consigue dar más protagonismo al azul, que sobresale sobre los demás, pero no los eclipsa, ofreciendo mucha frescura con sus notas de color.

La elección de una parte de arriba a rayas tampoco es casual: se utilizan los intercalados blancos para mantener la coherencia estética del conjunto, al igual que los cordones de las zapatillas, que actúan de apoyo para que funcione el gris.

Las mejores formas de combinar unos vaqueros azul oscuro de mujer

Llegamos al tono de color más común entre los vaqueros: el azul. Aunque se puede encontrar en muchas tonalidades, es el tono oscuro con leves degradados el que funciona estupendamente con cualquier tipo de ropa: camisetas, blusas, tops y demás son ideas estupendas para reuniones con amigas, quedadas informales y situaciones similares.

Los vaqueros oscuros funcionan bien además con todo tipo de calzado, desde unas zapatillas de sport hasta con botines de tacón o botas altas en invierno.

Con rotos y sin doblados para quedadas informales y calzado bajo; sin rotos y con doblados para eventos formales y llevar con tacón.

También casan a la perfección con tops y chaquetas, como en el caso del conjunto de la foto, pero existen infinidad de opciones para darle al atuendo un toque personal y único.

Eso sí, deberás prestar atención a los rotos y los doblados, ya que te indicarán en qué tipo de situaciones pueden quedar mejor y el tipo de calzado que puede funcionar de mejor manera en el conjunto. Por lo demás, es una de las prendas más versátiles a la que es muy sencillo sacarle partido.

Opciones seguras para combinar unos vaqueros gris claro de mujer

A medio camino entre los vaqueros blancos y negros, en realidad el vaquero gris fue concebido como una prenda formal para llevar en situaciones que se requiriese de un cierto toque elegante sin recurrir a colores primarios antagónicos como esos dos.

A día de hoy, los vaqueros grises son los más utilizados por los amantes de las prendas urbanas, ya que encajan a la perfección con camisetas estampadas, con adornos a todo color y con calzado tricolor tan asociado a las pistas de skate.

Los slim funcionan mejor de fiesta o eventos formales; los anchos son ideales para conjuntos de corte ‘urban’.

Pero ojo: los vaqueros grises también pueden ser la elección adecuada para un conjunto formal pero con tonos distendidos que encaje en cenas con amigas o reuniones familiares. Los tipo slim quedan divinos con zapatos de tacón alto, y pueden trabajar bien con prendas de tonos similares.

Por normal general, los vaqueros grises funcionan bien con el resto de tonos oscuros y discretos, nada de añadidos de colores vivos ni combinaciones estridentes. Y es precisamente por esta enorme capacidad para crear atuendos cohesionados por lo que el vaquero gris es tan apreciado.

¿Se pueden combinar unos vaqueros blancos de mujer con cualquier cosa?

No es que se puedan combinar con cualquier cosa, pero sí es cierto que resulta sencillísimo crear un atuendo combinado con vaqueros blancos. De hecho, como igual habrás imaginado, la clave está en utilizar los colores primarios para jugar con la composición y crear un efecto visual muy marcado.

Teniendo como principal protagonista unos vaqueros blancos de corte delgado (slim), vamos a crear un atuendo sencillo, elegante y muy efectivo con un top de tirantes y unas sandalias con un pequeño tacón.

Un pequeño bolso negro será el accesorio perfecto para eventos de gala o cualquier fiesta con amigas.

La clave está en jugar con las proporciones para que el resultado no sea demasiado simple: pondremos el top negro de tirantes por dentro para estilizar el contorno del cuerpo y dejaremos que sea la cintura del vaquero blanco el que ponga la nota discordante para crear una ilusión óptica de relieve tremendamente efectiva.

Luego, para que el outfit mantenga la coherencia, pero que al mismo tiempo no resulte monótono, añadiremos unas sandalias de tacón de color beige claro para estilizar la parte baja de los pantalones y darle al conjunto un plus de elegancia.

¿Con qué tipo de calzado se pueden combinar unos vaqueros cortos de mujer?

Por norma general, los vaqueros cortos están reservados no solo al verano, sino a los eventos más informales que tienen lugar en esta época del año. Por eso, es habitual combinar unos vaqueros cortos con sandalias planas o zapatillas de estilo urban como las Converse.

Zapatillas deportivas, camisetas de colores intensos y chaquetas tipo top son los complementos perfectos para todo vaquero corto a día de hoy.

Aunque todavía se pueden encontrar en el mercado pantalones vaqueros cortos que cubren solo la parte superior de la pierna, por encima de la rodilla, los modelos más comunes son los que dejan todas las piernas al descubierto y solo cubren la zona más próxima a la cintura.

No solo son mucho más refrescantes, sino que dejan más margen para darle casi todo protagonismo al calzado y a la parte de arriba. En el caso de las camisetas de verano, con coloridos estampados, estos podrán acaparar toda la atención, siendo una oportunidad ideal para apostar por prendas de colores vivos e intensos.

¿Queda bien combinar unos vaqueros rotos de mujer con ropa formal?

Si has echado un vistazo a nuestra sección de claves para saber cómo combinar unos vaqueros de mujer con éxito, ya sabrás que es mejor que evites llevar pantalones rotos a eventos formales o cualquier tipo de reunión con cierto cariz solemne.

No obstante, si te empeñas en llevarlos, asegúrate de que optas por vaqueros de color azul claro o blanco (ciertos colores no casan con los rotos si lo que se busca es un punto formal, como los negros, que pueden dar la sensación de un look rockero nada favorecedor).

Para conjuntos formales, los rotos no deberían superar los 2-3 cm y solo deberían presentarse en la zona de la rodilla.

Ten en cuenta también que los rotos no deberían dejar al descubierto partes demasiado grandes de la pierna ni la rodilla, apenas unos pocos centímetros, para que el conjunto pueda ser considerado formal.

También deberías apostar por zapatos de tacón (no demasiado alto, pero sí que se note que el zapato no es plano), para que dé la sensación de altura y estilice todavía más el conjunto.

Además, elegir una blusa, una camisa o una prenda similar será de gran ayuda para mejorar la estética del conjunto. Además, es algo muy beneficioso en caso de que estemos hablando de eventos al aire libre, ya que las prendas claras funcionan especialmente bien en ambientes soleados.

Apuestas seguras para saber cómo combinar vaqueros para salir de fiesta

Si lo que pretendes es crear un conjunto trendy para salir de fiesta, deberías decantarte por vaqueros blancos o negros. Nosotras preferimos el blanco, ya que realza más los colores y rebaja los contrastes para que los atuendos no resulten demasiado chocantes.

Los conjuntos de fiesta siempre suelen tener un punto de contraste, y este casi siempre suele encontrarse en la parte baja del atuendo. Fíjate en la foto: para que el calzado no pase desapercibido, se crea una combinación opuesta de colores con los vaqueros blancos y las sandalias planas negras.

Invertir los colores en el tren inferior es vital para crear un conjunto de fiesta. ¿Pantalones blancos? Zapatos negros. ¿Vaqueros negros? Entonces calzado blanco.

La parte de arriba puede mantener la dinámica del conjunto manteniendo uno de estos colores indistintamente, y añadiendo una clásica cazadora vaquera azul para realzar la presencia de los pantalones.

En cuanto a los complementos, si optas por unos pantalones blancos, lo mejor es que recurras a un pequeño bolso de mano negro, y que inviertas el esquema de colores en caso de que decidas apostar por unos pantalones vaqueros de color negro.

Cómo combinar zapatos con vaqueros para cualquier ocasión

Vale que los vaqueros son unos pantalones perfectos para cualquier ocasión, pero hay quienes incluso buscan crear un atuendo socorrido que les permita ir a cualquier reunión, quedada o evento con el mismo look.

Aunque no es nada arriesgado, la combinación de negro y blanco es tremendamente efectiva. Ya lo hemos visto en los looks de fiesta, dando excelentes resultados cuando se combinaban los pantalones con sandalias o botas de colores contrapuestos.

Si utilizamos este principio y lo extendemos a todo el cuerpo, podemos obtener un conjunto muy elegante, pero al mismo tiempo informal, apto para cualquier quedada y a cualquier hora del día.

Recurrimos a los vaqueros negros largos y a los botines de tacón para obtener la sensación de altura y mejorar la figura. Utilizamos para la parte superior una prenda blanca (mejor una camiseta que una camisa, ya que esta quedaría demasiado formal y restringiría la versatilidad del conjunto) para obtener así el contraste, y lo aderezaríamos con una chaqueta de cuero negra.

La elección del material es importante, pues el cuero es uno de los mejores materiales para añadir una nota de dinamismo: es un material que, siendo del mismo color, brilla y crea un efecto visual distintivo, mejorando la percepción del conjunto.

Si no sé cómo combinar vaqueros con una camisa blanca, ¿puedo usar cualquier vaquero?

A pesar de su versatilidad, no todos los vaqueros encajan con las camisas blancas. Estas son extremadamente formales, muy elegantes, sí, pero de uso restringido en según qué situaciones, por lo que lo mejor es conjuntarlas con pantalones vaqueros azules, preferiblemente oscuros o con degradados, y siempre con zapatos o zapatillas de un solo color.

Para mejorar la estética de todo el conjunto es preferible que la camisa siempre vaya metida por dentro del pantalón. Para añadir una nota de distensión, es preferible que se desabroche el botón superior de la camisa antes que dejarla por fuera, ya que ocultar el cierre del pantalón no suele quedar bien.

Para llevar la camisa de una manera informal, es mejor desabrochar el botón superior antes que dejarla por fuera.

En cuanto a los complementos, en función de si vas de fiesta o a un evento del trabajo podrás añadir unos u otros. Los conjuntos para reuniones o quedadas en el trabajo deberán ir siempre con un bolso, nunca con una pequeña pieza, que solamente están reservadas a las situaciones de fiesta o de gala.

La camisa de la prestigiosa firma de moda Salsa que ves en la fotografía es una de las mejores en cuanto a confort y estética, y además es perfecta para las épocas de más calor, ya que fomenta la adecuada transpiración de la piel.