Cómo vestirse para ganar un juicio: claves de profesionales

Si vamos a acudir a un juicio y queremos ganar, cuidar al máximo cada detalle es fundamental. La impresión cuenta mucho y es por este motivo que resulta fundamental escoger la vestimenta adecuada para mostrar la imagen perfecta. A continuación te contamos los mejores consejos de los expertos sobre cómo vestirse para ganar un juicio. Sigue leyendo para conocer las mejores recomendaciones profesionales para vestirse para ganar un juicio.

Por qué es importante escoger con cuidado la ropa adecuada para ganar un juicio

En la actualidad son muchos los motivos por los que podemos tener que asistir a un juicio. Si bien la justicia siempre debe guiarse por datos objetivos, sin duda la imagen que ofrezcamos será realmente importante a la hora de modular su decisión. Tanto si vamos como parte implicada o como testigo, tal y como nos han explicado los expertos en litigios legales de Garanley Abogados, es fundamental dar una buena impresión, como en las entrevistas de trabajo o en las reuniones de negocios.

Como ya hemos mencionado, aunque la justicia debe prevalecer por encima de las apariencias, la imagen que mostremos en el juicio será nuestra mejor carta de presentación y de forma subjetiva permitirá a las personas que nos juzgan llevarse una primera impresión de nosotros. Es por este motivo que resulta imprescindible escoger el look perfecto, sin ir disfrazados ni aparentar ser quien no somos en realidad, sino mostrando una imagen fiable y veraz de nuestra personalidad. Entre los consejos básicos a tener en cuenta antes de empezar encontramos la sobriedad como base para poder acudir impecables a nuestra cita con la justicia.

Prendas discretas y favorecedoras

A la hora de elegir la ropa ideal para ganar un juicio, es fundamental que escojamos prendas de ropa que nos favorezcan, pero que al mismo tiempo sean discretas y elegantes. Para que este procedimiento sea más sencillo, lo primero que debes hacer es descartar completamente los escotes pronunciados y la ropa ajustada. Tampoco deberías ir en vaqueros informales a un juicio ni acudir con faldas por encima d ella rodilla. Las faldas o vestidos de corte midi, las blusas con los pantalones tipo sastre y los trajes formales pero no de gala son la mejor alternativa.

Con la elección de los tejido también debemos tener cuidado, evitando los más brillantes, llamativos u ostentosos. Si no quieres dar una imagen de que te sobra el dinero, lo cuál no sería beneficioso en ningún tipo de juicio, lo mejor que puedes hacer es escoger tejidos que te permitan disponer de una imagen neutra.

Colores neutros

Los colores escogidos deben ser discretos, neutros o básicos. Olvídate de los colores llamativos y no intentes llamar la atención. Tampoco hace falta vestir de negro pero los grises, azules marino, tonos tierra o tonos blancos o beige serán la mejor alternativa para acudir al juicio. Asimismo, es importante aprender a combinarlos de manera eficiente para conseguir una buena presencia y luminosidad pero sin llamar la atención en exceso. Además, es recomendable elegir prendas con colores lisos, sin estampados ni diseños llamativos, sobre todo si hablamos de estampados de leopardo o de diseños con flores.

Cuidado con el calzado

A la hora de elegir el calzado debemos evitar las zapatillas deportivas y cualquier otro tipo de calzado informal, como por ejemplo las chanclas en los meses de verano. Debes elegir zapatos con colores sobrios como el negro y evitar los tacones altos. Los tacones bajos o medios pueden ser aptos para este tipo de eventos. Además, es importante mantener siempre los zapatos limpios y valorar que combinen bien con el resto del estilismo.

Los zapatos masculinos como los blucher o los mocasine y las bailarinas son también una buena alternativa para estos momentos. Si además cuentan con plataformas, es importante que éstas nos sean demasiado altas.

Los complementos

A la hora de acudir a un juicio sí puedes incluir algunos complementos, pero siempre continuando con la máxima de discreción y elegancia que ya hemos mencionado con anterioridad. Es importante encontrar el equilibrio porque no estamos buscando un look de impacto sino un look sencillo, con lo que los complementos deben permanecer en segundo plano. No es recomendable usar complementos brillantes ni llamativos, bolsos de colores, multitud de anillos y otras joyas. Lo mejor es ser sutil y escoger uno o dos complementos prácticos, sencillos y coquetos. Además, si vas al juzgado con gafas de sol no te las dejes en la cabeza como si fueran una diadema durante el juicio y por supuesto no las lleves puestas durante tu declaración.

El peinado y el maquillaje

Asimismo, otra de las claves más importantes a tener en cuenta a la hora de vestirnos de manera profesional para conseguir ganar un juicio pasa por escoger con cuidado nuestro peinado y nuestro maquillaje. Debemos buscar un look que nos permita lucir favorecidas, pero siempre sin llamar excesivamente la atención. Por ejemplo, si tenemos el pelo largo podemos hacernos una coleta baja o un moño sencillo y bien pulido que nos permita mostrar el rostro, pero sin parecer descuidadas ni que nos hemos hecho un recogido rápidamente.

En lo referente al maquillaje, recomendamos buscar siempre la naturalidad. Elegir una base que se adapte a nuestro tipo de piel, una máscara de pestañas y algo de colorete y brillo en los labios será la mejor alternativa para conseguir un estilismo perfecto. Del mismo modo, para las sombras de ojos recomendamos apostar por tonos tierra y desterrar los brillos de labios más fuertes. Para la manicura, lo mejor será elegir tonos nude. Así, cuanto más limpia y cuidada esté nuestra imagen más creíbles y fiables pareceremos en el juicio.

Consejos extra para elegir el color de la ropa

Por otro lado, a la hora de elegir el color de la ropa que vamos a llevar al juicio, debemos tener en cuenta qué queremos lograr con nuestra intervención. Esto es más interesante de lo que parece ya que los colores son de suma importancia para transmitir mensajes y sensaciones.

Así, si buscamos defender nuestra inocencia una gran alternativa será apostar por los tonos blancos, ya que estos colores transmiten mucha pureza. Por otro lado,si para conseguir ganar el juicio es necesario que el juez crea la versión que le estamos dando, las tonalidades azules serán una gran alternativa, ya que inspiran mucha confianza. En cambio, si lo que queremos es pasar totalmente inadvertidos porque cuentan con pruebas sólidas para nosotros o porque el juicio está bien encaminado y no queremos que cambie de dirección, los tonos neutros como los grises o los marrones son discretos y aportan confianza, con lo que serán ideales para este tipo de situaciones.

Además, si somos la víctima en el proceso judicial o el procedimiento que se está sucediendo tiene que ver con algún tipo de hecho luctuoso como un homicidio imprudente, sin duda lo mejor que podemos hacer es vestir de negro, combinando este color con otras tonalidades sobrias, mostrando siempre respeto pero sin llamar excesivamente la atención en este sentido.

Por supuesto, debemos evitar siempre los tonos muy llamativos como el amarillo brillante, los naranjas o las tonalidades rojas, así como los estampados, porque el mensaje que transmiten estos colores es de que no nos tomamos en serio el juicio y esto afectaría de manera muy negativa a nuestras posibilidades de ganarlo.