Diferencia entre anorexia y anorexia nerviosa

Cuando hablamos de anorexia siempre tendemos a pensar que solo hay un tipo de anorexia, cuando realmente no es así. Y eso te lo vamos a demostrar a lo largo de este artículo. A continuación te vamos a mostrar las diferencias entre anorexia y anorexia nerviosa. Nuestro objetivo es que puedas conocer las dos opciones y así puedas darte cuenta de que realmente no son lo mismo. Comprender las diferencias entre ambas condiciones es fundamental para la detección temprana y el tratamiento adecuado. 

¿Qué es la anorexia? 

Podemos definir anorexia como un trastorno en la conducta alimentaria. Debido a ese trastorno lo que se sufre es una pérdida de deseo de comer. El problema puede venir dado por algún síntoma o causa, lo que hace que la alimentación no sea la adecuada y en consecuencia la pérdida de peso esté garantizada. 

Cuando se sufre anorexia, no solo se pierde peso, sino que esa pérdida de peso también va acompañada de problemas de salud porque la alimentación no es la adecuada. Entre otros problemas se pueden sufrir enfermedades en el hígado o en el tubo digestivo. Por supuesto, también se corre riesgo de sufrir otras muchas enfermedades, sobre todo cuando la enfermedad de la anorexia va evolucionando.  

Como comentan los psicólogos, en muchas ocasiones la anorexia también va acompañada de medicamentos para intentar solventar el problema de manera poco natural. Eso hace que el consumo de antidepresivos o analgésicos sea más común de lo que pensamos.  

Y por si eso fuese poco, en muchas ocasiones la anorexia no solo provoca un trastorno en la conducta alimentaria, también puede provocar trastornos psicógenos. Siendo la depresión uno de los síntomas más comunes. Una persona que no disfruta de una buena alimentación es una persona mucho más propensa a entrar en depresiones o sufrir otros tipos de trastornos emocionales. 

¿Cuáles son los principales síntomas de la anorexia? 

Detectar los síntomas de la anorexia cuanto antes es muy importante. Cuanto antes los detectemos, más fácil será poner fin al problema. Es importante no dejar evolucionar a la anorexia porque puede provocar problemas complicados de superar. Por ese motivo, vamos a mostrarte un listado de síntomas que pueden mostrar que una persona sufre anorexia.  

  • La piel puede volverse seca y agrietada. 
  • Puede aparecer vello fino en áreas como las mejillas, la espalda, los muslos y los antebrazos. 
  • Las uñas tienden a volverse frágiles y puede haber pérdida de cabello. 
  • Algunas glándulas salivales, como las parótidas y las submandibulares, pueden aumentar de tamaño. 
  • En ocasiones, pueden surgir problemas dentales, como la erosión del esmalte y la formación de caries. 
  • También pueden ocurrir trastornos gastrointestinales, como flatulencia, hinchazón o dolor abdominal. 
  • Problemas cardiovasculares como la hipotensión, la bradicardia o arritmias cardíacas son posibles. 
  • El riñón puede experimentar alteraciones que afecten su funcionamiento normal, lo que se refleja en bajos niveles de potasio o altos niveles de creatinina sérica. 
  • La anemia, debido a bajos niveles de glóbulos rojos, y la leucopenia, por bajos niveles de glóbulos blancos, también pueden desarrollarse. 
  • Debido a la alteración metabólica asociada al trastorno, es común que los niveles de carotenos en la sangre aumenten, lo que puede dar un tono amarillento a la piel, especialmente en las palmas de las manos y las plantas de los pies. 
  • Se puede sentir frío en las extremidades. 

¿Qué es la anorexia nerviosa? 

De nuevo tenemos que decir que es un tipo de trastorno de la alimentación. Pero en este caso el problema viene dado porque la persona que lo sufre tiene miedo a engordar. Ese miedo a engordar hace que no coma con libertad y en consecuencia tenga un comportamiento raro durante las horas de las comidas.  

Para evitar coger peso, las personas que sufren de anorexia nerviosa siempre intentan comer lo justo. Y en caso de comer de más también provocan vómitos o realizan ejercicio en exceso o usan laxantes. Según los últimos estudios, el problema hasta hace poco afectaba en un porcentaje mayor a las mujeres que a los hombres, pero actualmente vemos como el problema también comienza a afectar a los hombres.  

¿Cuáles son los síntomas de la anorexia nerviosa? 

Ahora te vamos a mostrar algunos de los principales síntomas de la anorexia nerviosa para que los puedas conocer.  

  • Mayor incidencia durante la adolescencia, aunque puede afectar a personas de cualquier edad. 
  • Preocupación excesiva por mantener un peso corporal bajo, incluso cuando ya se está por debajo del peso adecuado. 
  • Distorsión de la imagen corporal, lo que significa que la persona se ve a sí misma como con sobrepeso aunque esté delgada. 
  • Cambios en la actitud hacia la comida, como evitar comer ciertos alimentos o mostrar ansiedad ante las comidas. 
  • Pérdida de peso significativa, llegando a ser entre un 15% y un 25% menos de lo esperado para su edad y estatura. 
  • No hay una enfermedad médica subyacente que explique la pérdida de peso, sino que se trata de un trastorno psiquiátrico. 
  • Ausencia de menstruación en mujeres en edad reproductiva, conocida como amenorrea. 

Diferencias y tratamiento para la Anorexia y la Anorexia Nerviosa 

La anorexia y la anorexia nerviosa son diferentes, aunque a veces se confunden. La anorexia es simplemente la falta de apetito, causada por diversas razones como enfermedades, efectos secundarios de tratamientos médicos o problemas estomacales graves. 

Por otro lado, la anorexia nerviosa es un trastorno más complejo. En este caso, el paciente percibe su cuerpo de manera distorsionada, creyendo que tiene más peso del que en realidad tiene. Su único objetivo es perder peso, a diferencia de la anorexia común, donde la falta de apetito es el principal síntoma. Las personas con anorexia nerviosa no carecen de hambre, simplemente rechazan completamente la idea de comer. Es importante entender estas diferencias para abordar adecuadamente cada problema. 

Una vez conocidas las diferencias entre los dos términos es el momento de poner a cabo un tratamiento para que la normalidad vuelva a la persona. El tratamiento normalmente está realizado con un psicólogo experto en el ámbito de los trastornos alimenticios y un dietista nutricionista. Si buscas un dietista nutricionista en https://proyectoart.com/nutricionista-barcelona/ podrás encontrar a un experto en el tema. Gracias a sus conocimientos sobre el tema hará una dieta evolutiva con la cual la persona que sufre la anorexia podrá ir mejorando poco a poco su alimentación. Y es que no se puede comenzar a comer de normal de un día para otro, hay que seguir una evolución para que el tratamiento pueda ser efectivo. 

Superar una fase de anorexia no es fácil, sobre todo cuando está en un estado evolutivo. La persona no solo necesita ayuda médica, sino que también necesita de la ayuda familiar y de los amigos. Los estudios han demostrado que las personas que están arropadas por otras personas son personas que tienen más fácil la superación del trastorno.  

En el caso de que la anorexia entre en una fase de complicación médica, entonces puede ser necesaria la hospitalización. Por ese motivo, se recomienda intentar detectar el problema para que pueda ser tratado lo antes posible.